Vótame en el TOP SUPEROCIO
S?bado, 23 de febrero de 2008
La bomba que ha estallado este mediodía en un repetidor de televisión del Monte Arnotegi, en Bilbao, podía ser una trampa dirigida contra la Ertzaintza, según han informado fuentes de la investigación. El artefacto tendría que haber estallado a las diez de la mañana de acuerdo con el aviso efectuado por un comunicante que dijo hablar en nombre de ETA a la Asociación de Ayuda en Carretera de Bilbao (DYA). Sin embargo a la hora indicada, la bomba, que estaba colocada en una caja depositada en una de las ventanas de la caseta del repetidor, no ha hecho explosión.
Los artificieros de la Ertzaintza han adoptado medidas de seguridad en previsión de que pudiera tratarse de una trampa o de que hubiera algún otro artefacto oculto preparado para alcanzar a los agentes, tal y como ETA quiso hacer en el Palacio de Justicia de Getxo el 11 de noviembre.
Después de esperar un tiempo por precaución, los artificieros han tratado de neutralizar la bomba a distancia utilizando un robot. La explosión se ha producido en el momento en el que la máquina teledirigida movía el artefacto. La explosión ha causado daños al robot.
A falta de confirmar oficialmente las características de la bomba, las primeras hipótesis que se manejan indican que el artefacto no estaba preparado para estallar a la hora anunciada por los terroristas, sino que tenía un mecanismo trampa para que provocara la explosión cuando los agentes de la Unidad de Desactivación de Explosivos de la Ertzaintza manipularan la bomba. El empleo de un robot manejado a distancia ha evitado que ningún de los policías especializados sufriera daños.

Canales y emisoras dañadas

Desde el Ayuntamiento de Bilbao se ha informado de que, a consecuencia de este atentado, dos canales de las emisoras internas de la Policía Municipal han quedado dañados.


Comentarios