Vótame en el TOP SUPEROCIO
Viernes, 28 de septiembre de 2007
El lehendakari, Juan Jos? Ibarretxe, ha anunciado hoy que el 25 de octubre de 2008, fecha del aniversario del Estatuto de Gernika, se someter? a la sociedad vasca bien a un refer?dum de un pacto pol?tico que todav?a debe ser alcanzado con el Gobierno central, bien a una consulta popular no vinculante sobre el futuro de Euskadi, si ese pacto con el Ejecutivo central no es alcanzado. Ibarretxe ha hecho este anuncio en el debate de Pol?tica general del Parlamento vasco. El lehendakari ha se?alado, adem?s, que ETA no puede condicionar la agenda pol?tica.

La hoja de ruta que propone el lehendakari contiene tres pasos:

Primero: alcanzar de aqu? a junio de 2008 un pacto con el Gobierno central sobre el futuro de Euskadi que contenga el respeto a la voluntad de la sociedad vasca.

Segundo: convocar un Pleno de la C?mara vasca en junio de 2008 para aprobar dicho acuerdo.

Tercero: si en ese Pleno el pacto con el Gobierno central es aprobado, entonces se convocar?a un refer?ndum vinculante el 25 de octubre de 2008. Si, en cambio, el Pleno rechaza el pacto, entonces se someter? a la C?mara que decida sobre la celebraci?n, tambi?n el 25 de octubre, de una "consulta" no vinculante para expresar la voluntad de la sociedad vasca.

Si dicha ?ltima opci?n tampoco es aprobada por el Pleno del Parlamento vasco, Ibarretxe se ha comprometido a disolver la C?mara y convocar elecciones para finales de 2008.

Violencia superada

"Aunque ETA se haya empe?ado en devolvernos a un pasado destructivo, la realidad es que la sociedad vasca ha iniciado ya un nuevo ciclo hist?rico, al margen de la violencia. El ciclo de la violencia est? agotado socialmente", ha dicho Ibarretxe.

El lehendakari ha asegurado que existen seis estrategias (de ETA y de los gobiernos espa?oles) que no han resultado efectivas y que quieren hacer retroceder al pasado a la sociedad vasca: "La primera y fundamental, es la utilizaci?n de la violencia por parte de ETA para conseguir objetivos pol?ticos. La segunda es negar la existencia de un conflicto pol?tico, al margen de la violencia, que es preciso resolver mediante el di?logo. La tercera es la utilizaci?n de las v?ctimas con fines estrictamente partidistas.

La cuarta es confundir Paz y Normalizaci?n pol?tica, y supeditar las iniciativas pol?ticas al fin de la violencia, entregando la llave de la pol?tica a ETA. La quinta es la exclusi?n pol?tica de una parte de la sociedad vasca mediante instrumentos, como la denominada Ley de Partidos, que conculcan los derechos civiles y pol?ticos. La sexta es la unilateralidad en la defensa de los derechos humanos. No se puede reclamar los derechos de las personas detenidas pero callar ante los atentados de ETA, pero tampoco sirve condenar el terrorismo de ETA y mirar para otro lado ante la tortura y la dispersi?n.

As? mismo, Ibarretxe se ha referido al llamado proceso de paz. Seg?n el presidente del Gobierno vasco, el intento de Zapatero de acabar con la violencia de ETA fue "honesto"
Comentarios