Vótame en el TOP SUPEROCIO
S?bado, 22 de septiembre de 2007
La renuncia a la apelaci?n estaba cantada. Hab?a demasiados asuntos pendientes que quedaron al descubierto con la transcripci?n literal del juicio que llev? a cabo el Consejo Mundial de la Federaci?n Internacional del Autom?vil (FIA), como para que McLaren Mercedes decidiera reabrir el caso. La multa de 72 millones de euros y la p?rdida de los puntos del Mundial de constructores por haber espiado a Ferrari resultan un mal asumible para la escuder?a de Ron Dennis. Y acudir al Tribunal de Apelaci?n podr?a costarles incluso m?s caro. La renuncia convierte oficialmente a Ferrari en campe?n de constructores.

"McLaren cree que en el mejor inter?s del deporte no debe apelar", dice el comunicado de la escuder?a. "A nuestro pesar y verg?enza, el contenido de los correos electr?nicos que desconoc?amos demuestran que la informaci?n no se limit? a una sola persona, aunque nadie m?s del equipo ha sido sancionado", a?ade sobre su renuncia, en una alusi?n a los e-mails que intercambiaron Fernando Alonso y Pedro Mart?nez de la Rosa. ?Eran ellos dos los ?nicos que, adem?s del ingeniero Mike Coughlan, conoc?an detalles sobre la informaci?n espiada a Ferrari? En el Consejo Mundial se hizo patente que hab?a muchas otras personas del equipo que hab?an dispuesto de informaci?n confidencial, simplemente porque se la preguntaron a Coughlan. El equipo avis? a la FIA de una irregularidad en el suelo flexible y en el aler?n trasero de Ferrari porque Nigel Stepney, ex ingeniero de la escuder?a italiana, se lo hab?a comunicado a Coughlan y ?ste a sus jefes.

Eso se produjo en marzo, en Australia, antes de que Coughlan recibiera el paquete con los 780 folios del informe de Ferrari. Pero todos los e-mails entre De la Rosa y Alonso son anteriores. Coughlan fue jefe de dise?o de McLaren hasta que estall? todo el esc?ndalo a principios de julio. Entre el 11 de marzo y el 3 de julio, Stepney y Coughlan se llamaron 35 veces y se pasaron 288 sms y 23 e-mails, que inclu?an dibujos y planos. Coughlan era consultado por otros ingenieros en busca de las soluciones t?cnicas de Ferrari.

Ayer, Il Corriere della sera explic? que la transcripci?n del Consejo ofrec?a m?s detalles t?cnicos de Ferrari y algunas informaciones protegidas s?lo perceptibles en un procesador de textos. Entre lo m?s curioso, estaba el sueldo de Coughlan, unos 572.000 euros anuales. McLaren asegura que su objetivo es "ganar carreras y campeonatos mundiales". Y agrega: "A pesar de que no hay evidencias de que la informaci?n haya sido compartida, probada o aplicada, poseerla constituye una infracci?n".
Comentarios