Vótame en el TOP SUPEROCIO
Domingo, 09 de septiembre de 2007
Que la sobreabundancia de correos electr?nicos es un factor creciente de estr?s en el trabajo es algo que cualquiera constata a diario. La evidencia se ha visto ahora reforzada con varios sondeos. Uno de ellos ha sido llevado a cabo por un grupo de investigadores en el campo de la psicolog?a y las ciencias de la computaci?n de las universidades escocesas de Glasgow y Paisley.

El resultado es que el 33% de los consultados, de diferentes sectores profesionales vinculados al uso habitual de ordenadores y nuevas tecnolog?as, manifest? sentirse estresado por la cantidad de e-mails recibidos a diario y por sentirse obligado a responderlos de forma inmediata. Otro 28% confes? percibir que el volumen de correo electr?nico recibido era una fuente de presi?n durante su jornada laboral. Tan s?lo un feliz 38% asegur? sentirse despreocupado y responder ?nicamente al cabo de d?as o incluso pasadas varias semanas.

La encuesta revela tambi?n que el 50% de los empleados revisa su correo al menos una vez cada hora, mientras que un 35% lo hace cada cuarto de hora. Adem?s, se detectaron casos de trabajadores que entran en su buz?n personal entre 30 y 40 veces cada 60 minutos. Seg?n una de las investigadoras, la psic?loga Judith Ramsay de la Universidad de Paisley, estos datos ponen en evidencia "el pasmoso grado de penetraci?n que el correo electr?nico ha alcanzado en nuestras vidas".

Para corroborarlo, otra encuesta realizada este verano por la consultora Dimension Data en 13 pa?ses revela que el 99,6% de los empleados en puestos que implican el uso de ordenadores utiliza el e-mail, frente a un 80% del tel?fono fijo y un 76% del tel?fono m?vil. Porcentajes que revelan que uno y otro han sido desbancados como principal herramienta de comunicaci?n en el trabajo. En el lado positivo, el 70% de los consultados respondi? que gracias al correo electr?nico su productividad se ha visto mejorada.

Curiosamente, el problema reside cada vez m?s en c?mo despegarse de la adicci?n al e-mail. La empresa de servicios de empleo Randstad le ha puesto cifras a esta contrariedad. Seg?n su investigaci?n, un tercio de los empleados confes? que recib?a correos electr?nicos o llamadas telef?nicas durante sus vacaciones. Parecido porcentaje de trabajadores (un alt?simo y revelador 34%) respondi? que estaba convencido de que el trabajo no saldr?a adelante sin sus contribuciones. Otro 15% desvel? que viv?a su periodo vacacional "agobiado" por cuestiones laborales y un 8% asegur? que no se cog?a m?s de una semana de asueto para que su trabajo no se resintiese de una ausencia mayor.
Tambi?n en vacaciones

Por su parte, la compa??a norteamericana de software Visto Corporation, radicada en Silicon Valley, ha constatado, mediante su propia encuesta, que cuatro de cada diez profesionales consulta el e-mail corporativo durante su periodo vacacional a trav?s de sus tel?fonos m?viles. S?lo una cuarta parte de los consultados, se?alan los autores del sondeo, lo ve como un impedimento para desconectar. Seg?n sus c?lculos, en la actualidad los empleados norteamericanos dedican una media de 15 horas semanales, nada menos, a leer y contestar correos electr?nicos en su trabajo.
Comentarios