Vótame en el TOP SUPEROCIO
Domingo, 26 de agosto de 2007
Una vez m?s, Fernando Alonso ha errado en decir que conseguir la 'pole' no era determinante para hacerse con el Gran Premio de Turqu?a, y que el ritmo de cada uno marcar?a el devenir en un trazado de gran envergadura como el de Istanbul Park. La victoria aplastante de Ferrari, con Massa primero y Raikkonen detr?s, evidencia una vez m?s que la victoria est? muy lejos si no se parte primero. A?n m?s cuando los m?s inmediatos perseguidores poseen un mejor sistema de tracci?n que les permite realizar una mejor salida.

La salida de la duod?cima prueba del mundial ha tenido de todo. Cautela por delante y garra por detr?s. Ferrari vive un duelo fuera, con McLaren, pero tambi?n dentro. Felipe Massa ha partido como un rayo desde su privilegiada primera posici?n y Kimi Raikkonen, tercero en la parrilla, no se ha conformado con seguir a Hamilton. El brit?nico, conservador, no ha forzado, no ha apurado en el v?rtice, y ha cerrado el tr?o de cabeza cediendo el paso al aliento del finland?s, que no ha disimulado sus ganas de conseguir su cuarta victoria del a?o.

Justo detr?s, BMW jugaba al juego que acostumbraba Renault la temporada pasada: Salir retrasados, pero adelantar en la salida. La aceleraci?n de los b?lidos alemanes ha sido espectacular y Alonso, que ya conoce el potencial de Kubica y Heidfeld, ha intentado tapar huecos, pelear con el segundo y pasearse por los bordes del asfalto a casi 300 km/h para resignarse a la velocidad inicial de sus rivales. Afortunadamente para el asturiano, la tracci?n no dura siempre. A?n quedaban los repostajes, y la suerte del ganador.

Con Massa dominando vuelta a vuelta por delante y Trulli cerrando la hilera de coches por un accidente en la salida antes de que le relevara Sutil, la carrera ha sido un mon?tono di?logo entre Alonso y Heidfeld. El ?nico inter?s en la pista. El asturiano, consciente de que un quinto puesto puede minar sus posibilidades de revalidar el t?tulo, se ha enfrascado en seguir la rueda del germano por asfalto, tierra y hierba, aprovechando todos los huecos y deslices de su rival. Pero no ha obtenido recompensa. Las esperanzas del espa?ol parec?an diluirse poco a poco, pero el cariz ha cambiado con la vuelta 17. Tiempo de repostar.

Los repostajes, de nuevo decisivos

Un giro m?s tarde lo ha hecho Raikkonen. Tambi?n Alonso, y esta vez los n?meros han dejado al de Oviedo por delante del piloto de BMW. Alonso regresaba a los inicios, pero con Hamilton por delante. Desde entonces, McLaren ha aunado fuerzas y tiempos en cada vuelta contra la escuder?a de Maranello, que segu?a mandando en pareja con un duelo personal Massa-Raikkonen. La igualdad era m?xima, y s?lo dos cosas pod?an variar el podio: El segundo paso por boxes o un error de cualquiera de los cuatro.

Ha ocurrido lo segundo, y la suerte ha vuelto a acompa?ar a Fernando Alonso en su carrera centenaria. A falta de 16 vueltas, el ritmo de Hamilton presagiaba un final de carrera con el bicampe?n fuera del podio. Entonces la rueda delantera derecha del rookie se ha quebrado, rompiendo todos los pron?sticos. Alonso, que repostaba, ha visto su recompensa por el retrovisor: Hamilton adelantaba su entrada en el garaje con la goma totalmente destrozada, y ced?a el bronce a su colega de equipo.

Los 14 giros restantes han sido una pesadilla para Hamilton y un camino de tranquilidad para Alonso, que se queda a cinco puntos en la clasificaci?n. Los latigazos del revent?n del ingl?s han da?ado la estructura delantera de su monoplaza, y pese a su quinta posici?n, el l?der del Mundial no era ya una amenaza. En la cabeza segu?a dominando Massa, que da un golpe de efecto a la tabla con un nuevo doblete, al cesar Raikkonen en su intento de arrebatar el primer puesto a su compa?ero.

Con la pol?mica despejada, Hamilton se queda fuera del podio por segunda vez en la temporada, pero l?der de una clasificaci?n acechada por las balas rojas de Ferrari. Alonso tendr? que esperar a Italia para reforzar sus posibilidades de convertirse en tricampe?n del Mundo.
Comentarios