Vótame en el TOP SUPEROCIO
Lunes, 20 de agosto de 2007
Nada pudo hacer el Real Madrid para evitar que el Sevilla sumase un nuevo t?tulo, el quinto en quince meses. Mucho trabajo le queda por hacer a Bernd Schuster para que el Real Madrid logre alcanzar el nivel de equipos como el que dirige Juande Ramos.

No hab?a tanta desventaja, nada insuperable, nada que invitase al pesimismo entre los aficionados madridistas. Porque a pesar de la solidez y la buena racha del Sevilla y las carencias de un Madrid en construcci?n, el resultado del S?nchez Pizju?n no reflej? las diferencias entre uno y otro equipo (1-0) y el partido de vuelta en el Bernab?u resultaba muy esperanzador para los blancos.

La remontada era posible. Aunque Guti no estuviera en el once titular, aunque Sneijder y Drenthe tuvieran que asumir demasiadas responsabilidades en su estreno en el Bernab?u, aunque la evidente falta de gol de este equipo en la pretemporada tuviese como ?nica soluci?n a un Van Nistelrooy reci?n salido de una lesi?n.

Pepe, animoso y valiente, lider? el proyecto de remontada de los blancos durante los primeros minutos con alguna arrancada desde atr?s y un disparo lejano que ataj? Palop. Era un mal s?ntoma, porque el bal?n no pasaba por el centro y Drenthe y Sneijder, encargados de llevar el tim?n en la medular, no ten?an oportunidad de confeccionar ninguna jugada ofensiva que causase sorpresa o peligro cerca del ?rea de Palop.

Enfrente estaban futbolistas como Daniel Alves, un portento, un profesional capaz de olvidarse durante noventa minutos de sus asuntos de futuro para d?rselo todo al club que todav?a le paga. Y Navas, Kanout?, Mart?, Poulsen y Renato, que remach? a gol un bal?n muerto dentro del ?rea peque?a tras una falta botada por Duda y un disparo en semifallo de Poulsen. Era la diferencia entre un equipo con patr?n de juego y otro que a?n lo est? buscando.

Sin embargo, pese a la inseguridad del Madrid, siete minutos despu?s del gol sevillista, Drenthe solt? un latigazo desde cuarenta metros que sorprendi? a Palop y acab?, tras botar dos veces contra el larguero, a la espalda del portero de Nervi?n. Un gol bell?simo que devolvi? la alegr?a a las gradas y la esperanza al banquillo de Schuster. Pero bien poco duro la celebraci?n, porque el Sevilla volvi? a dar un zarpazo enseguida con los mismos jugadores que fabricaron el primer gol; pase de Duda desde la izquierda y cabezazo inapelable de Renato.

El partido estaba emocionante, bonito, abierto, con un equipo por detr?s del marcador que ten?a que buscar sin remedio la victoria, y otro, que a?n ganando, no renunciaba al ataque, que no se conformaba. Duda, plet?rico, mand? una nueva rosca al ?rea de Casillas desde el bander?n de corner y Pepe, encima de Kanout?, despej? con la mano. Undiano Mallenco no tuvo dudas, se?al? penalti y el de Mal? no perdon?.

El tercero del Sevilla parec?a demasiado castigo, un golpe muy duro, y ya se antojaba dif?cil y lejana la victoria, pero en una falta sacada por Sneijder vol? Fabio Cannavaro sobre el ?rea peque?a para mandar a la red el bal?n de un espl?ndido testarazo y apuntarse su primer gol oficial con la camiseta del Real Madrid. Tras cuarenta y cinco minutos fren?ticos, cualquier cosa podr?a pasar en la segunda mitad.

Demasiado Sevilla para un Madrid en construcci?n

Necesitaba tres goles el Madrid para culminar la remontada y Schuster movi? fichas. Dej? a Miguel Torres en la caseta, situ? a Drenthe como lateral izquierdo y puso en juego a Guti en la zona de creaci?n. Juande tambi?n, colocando a Keita en la medular y a Poulsen como central en detrimento de Mosquera.

El Sevilla se mostraba m?s conservador que en la primera mitad, aunque no perd?a la ocasi?n de fabricar contraataques en cuanto Alves ten?a espacio para correr por la derecha o Duda le ganaba la espalda a Ramos por la izquierda; la mayor?a de las veces, hay que decir. El Madrid, con Guti al mando de las operaciones, estaba tardando demasiado en acorralar al Sevilla, en crear ocasiones de gol, y los minutos pasaban, y bien deprisa; no se contabiliz? el primer disparo con intenci?n al marco de Palop hasta bien pasados los diez minutos de la segunda mitad.

Sneijder estaba desaparecido, Ra?l in?dito, Van Nistelrooy falto de rodaje, de partidos, Ramos desbordado por Duda y Diarra lento, fall?n y previsible. S?lo provocaba peligro el Madrid cuando el bal?n pasaba por los pies de Robinho, intermitente, pero sobrado de talento y calidad. Justo despu?s de la acci?n m?s destacada de Ra?l, un cabezazo a la escuadra que sac? de milagro un soberbio Palop, Saviola sustituy? al capit?n.

Visto el magn?fico repliegue sevillista y su excelente coordinaci?n de l?neas, apoyos y coberturas, al Madrid s?lo le quedaba aferrarse a la ?pica, echarle coraje al asunto, buscar el gol al toque de corneta, vivir al borde del precipicio y encomendarse al milagro, algo que, conviene recordar, tan estupendos resultados le report? al final de la pasada temporada liguera.

Acorralaba el Madrid al Sevilla cuando tan s?lo restaban quince minutos para el final. Era un asedio construido sobre la fuerza y la garra de los jugadores, pero un ataque sin plan al fin y al cabo. S?lo a bal?n parado o mediante un rechace parec?a poder el Madrid recortar distancias. Y as? lleg? el tercero; lanzamiento de falta de Guti y remate de cabeza de Sergio Ramos. 3-3.

Cuando m?s apretaba el Bernab?u, cuanto m?s metidos estaban los blancos en el partido, llego una internada de Alves por la derecha, un centro medido, el fallo de Casillas en la salida y gol de Freddy Kanout?, que s?lo tuvo que empujar con suavidad a puerta vac?a. Era el cuarto del Sevilla, apenas hab?a tiempo para la remontada (Si para la expulsi?n de Pepe y un nuevo gol de Kanout? para completar su hat trick) y los de Nervi?n sumar?an su quinto t?tulo grande en quince meses. Que gran equipo este que dirige Juande Ramos, demasiado para un Real Madrid al que todav?a le queda mucho por mejorar.

Imagen
Comentarios