Vótame en el TOP SUPEROCIO
Viernes, 17 de agosto de 2007
El Gobierno de Per? afronta el impacto del terremoto que dej? ayer al menos 510 muertos, 1.500 heridos y 85.000 damnificados en la costa del pa?s andino.
El presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, ha regresado a Lima tras permanecer durante todo el jueves en la ciudad sure?a de Pisco, "el lugar de mayor impacto" de la cat?strofe natural. El jefe del gabinete ha indicado que las autoridades est?n llevando ayuda a los damnificados, principalmente alimentos y agua, para cubrir las primeras necesidades, aunque ha reconocido los retrasos en el reparto de la ayuda humanitaria.
Del Castillo atribuye los retrasos en los env?os por carretera a los graves da?os que sufri? la Panamerica Sur, aunque durante el d?a hubo "cuando menos" 35 vuelos de aviones de la Fuerza A?rea, la Polic?a A?rea y la Aviaci?n Naval.
Miedo a saqueos y actos vand?licos
La Armada enviar?, adem?s, hasta las costas de Pisco dos barcos con agua potable y un barco hospital, mientras que el Ej?rcito "ha tenido que intervenir" en el control de la ciudad, para evitar los "intentos de vandalismo".
El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) ha informado de que se han registrado 16.669 viviendas destruidas en las regiones de Ica, Lima, Jun?n y Huancavelica.
Pisco, que se calcula ha sido destruida en un 70%, se mantiene en tinieblas y con el temor ante las secuelas naturales y eventuales saqueos.
Muchos de los damnificados han sido trasladados hasta el estadio de la ciudad, mientras que otras personas piden a los visitantes que no se acerquen al centro, ante el temor de que grupos de delincuentes intenten perpetrar robos. Este temor se acrecent? al confirmarse la informaci?n de que unos 600 presos, entre ellos peligrosos secuestradores, huyeron de la c?rcel local despu?s de que uno de sus muros se derrumbara durante el sismo.
El ministro del Interior de Per?, Luis Alva Castro, ha se?alado, sin embargo, que la mayor?a de los fugitivos ya han sido capturados, aunque el temor se mantiene entre los ciudadanos.
Sigue la b?squeda de supervivientes
Los voluntarios y miembros de equipos de rescate contin?an trabajando entre las ruinas para recuperar los cad?veres y con la esperanza de encontrar a alg?n superviviente. Este deseo se ha cumplido cuando dos personas han sido rescatadas entre los escombros de la iglesia San Clemente de Pisco, ubicada en el centro de la ciudad. Los equipos de rescate han dicho que se cree que entre las ruinas de esa iglesia, que se derrumb? durante el terremoto, todav?a puede haber entre 30 y 40 personas atrapadas, aunque hay pocas esperanzas de encontrarlas con vida.
El presidente peruano, Alan Garc?a, que declar? un duelo nacional de tres d?as, visit? la zona de la tragedia para verificar las labores de rescate y de ayuda a los damnificados. Desde el terremoto se han sentido en el pa?s andino unas 360 r?plicas, seg?n el Instituto Geof?sico de Per?.
Ayuda internacional
La Agencia Espa?ola de Cooperaci?n Internacional (AECI) concretar? hoy con organizaciones no gubernamentales, representantes de las Comunidades Aut?nomas y de los Ministerios de Defensa, Interior y Sanidad la ayuda humanitaria que Espa?a enviar? a Per?.
La secretaria de Estado de Cooperaci?n Internacional, Leire Paj?n, quien interrumpi? sus vacaciones para coordinar el env?o de ayuda humanitaria, ha subrayado la importancia de que la ayuda humanitaria llegue "r?pido", pero tambi?n de manera "eficaz", a los afectados y ha se?alado que la AECI estudia la posibilidad de poner en marcha "equipos de emergencia sanitaria" y "de rescate", tanto t?cnicos como humanos, por ser lo que en estos casos "urge".
Los pa?ses americanos -Bolivia, Estados Unidos, Colombia, Chile, Argentina...- tambi?n se han movilizado para ayudar a Per? a afrontar las consecuencias del terremoto. Adem?s, organismos multilaterales, como la Organizaci?n de Estados Americanos (OEA) o el Banco Interamericano de Desarrollo el Banco Mundial, han ofrecido ofrecieron socorro financiero para la reconstrucci?n de las localidades de Ica y Pisco, devastadas por el se?smo.
Comentarios