Vótame en el TOP SUPEROCIO
Martes, 14 de agosto de 2007
La pila del futuro tiene las semblanzas de un papel de color negro, es formada por un 90% de celulosa y por el otro 10% de nanotubos de carbono que funcionan como el?ctrodos. Es superligera, se puede plegar, recargar y puede funcionar a temperaturas extremas de entre menos 40 y m?s 160 grados cent?grados. As? lo creen los cient?ficos Instituto Polit?cnico Rensselaer en Nueva York, que han publicado su trabajo en la edici?n digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los cient?ficos, dirigidos por Robert Linhardt, impregnaron diariamente papel de celulosa poroso con nanotubos de carbono. Con esto, junto con un electrolito para transportar corrientes el?ctricas, los investigadores crearon condensadores de alta capacidad o supercondensadores, bater?as y dispositivos h?bridos que almacenan y proporcionan energ?a. Como fuente de energ?a, los supercondensadores proporcionan corrientes y voltajes comparables a otros supercondensadores y dispositivos de almacenamiento de energ?a flexibles.

Los investigadores crearon una bater?a de papel, litio y aluminio y la utilizaron para producir y dirigir luz. Tambi?n desarrollaron una fuente de energ?a h?brida que combina los supercondensadores y las bater?as. Estos papeles funcionaban incluso si se enrollaban sobre s? mismos, se retorc?an o se doblaban, en un amplio rango de temperaturas y con electrolitos diferentes.

Posibles aplicaciones al cuerpo humano

Los cient?ficos descubrieron que incluso la sangre y el sudor eran electrolitos adecuados para los supercondensadores, lo que sugiere muchas aplicaciones biol?gicas y m?dicas. Seg?n los investigadores, los papeles nanocompuestos pueden servir como fuentes de energ?a adaptables a muchas formas y tama?os debido a su flexibilidad.

Imagen
Comentarios