Vótame en el TOP SUPEROCIO
Martes, 19 de junio de 2007
El Vaticano ha expresado hoy su preocupaci?n por los numerosos muertos en las carreteras, ha denunciado que el autom?vil se ha convertido en un objeto de ostentaci?n y vanidad para suscitar envidia, ha invocado la prudencia y ha hecho p?blico un dec?logo del conductor cuyo primer "mandamiento" es "no matar?s". As? se destaca en el documento Orientaciones para la pastoral de la carretera, presentado hoy por el cardenal Renato Martino, presidente del Consejo Pontificio para los Emigrantes e Itinerantes.

El documento resalta que la carretera deben estar al servicio del hombre, cuyos comportamientos cambian -precisa-radicalmente si es conductor o peat?n. Visto que cada vez se desplazan m?s personas, son m?s los transportistas y las familias que viajan, el Vaticano propone una "pastoral de la carretera", que entre otras contemple apoyo espiritual, la instalaci?n de capilla fijas o m?viles en nudos de autopistas, centros cristianos de atenci?n a los viajeros, etc.

Para el Vaticano no est? de m?s que el viajero se haga la se?al de la cruz antes de emprender un viaje, ya con ese signo "nos entregamos directamente a la protecci?n de la Sant?sima Trinidad". Asimismo se?ala que tambi?n es fructuoso orar y rezar el rosario durante el viaje.

El Vaticano denuncia que a muchas personas cuando conducen les aflora el instinto de dominio, prepotencia y poder y el autom?vil lo usan como objeto de ostentaci?n de si mismos, para eclipsar a los dem?s y suscitar envidias. El texto tambi?n denuncia comportamientos "poco equilibrados" en muchos conductores como la falta de cortes?a, gestos ofensivos, imprecaciones, blasfemias, p?rdidas del sentido de la responsabilidad, violaci?n deliberada del c?digo de circulaci?n.

"Conducir quiere decir controlarse", afirma el texto, que se?ala que los autom?viles deben estar siempre revisados. Tambi?n destaca que en el siglo XX unos 35 millones de personas murieron en accidente de carretera y los heridos fueron mil millones y medio. En el a?o 2000, los muertos fueron 1.260.000.

Ante esos alarmantes datos, el Vaticano ha exhortado a respetar las normas de circulaci?n y ah recordado la "virtud de la prudencia", a la vez que ha advertido sobre la distracci?n y el uso de tel?fonos m?viles durante la conducci?n, as? como guiar bajo los efectos del alcohol y las drogas. Ante accidentes con o sin muertes, el documento recuerda la "virtud de la justicia" y el que el causante responda ante ella para reparar el da?o causado. Tambi?n se?ala la necesidad de animar a las familias de las v?ctimas para que perdonen al agresor.

El dec?logo

Tras un exhaustivo recorrido por el mundo del automovilista. El Vaticano propone un "dec?logo del conductor", a semejanza de los Diez Mandamientos. El primero es "No matar?s", segundo "La carretera sea para ti un instrumento de comuni?n entre las personas y no de da?o mortal; tercero "Cortes?a, correcci?n y prudencia te ayuden a superar los imprevistos", cuarto "S? caritativo y ayuda al pr?jimo en la necesidad, especialmente si es v?ctima de un accidente" y quinto "El autom?vil no sea para ti expresi?n de poder y dominio y ocasi?n de pecado".

El sexto "mandamiento del automovilista" es "Convence con caridad a los j?venes y a los que ya no lo son a que no se pongan al volante cuando no est?n en condiciones de hacerlo"; el s?ptimo "Brinda apoyo a las familias de las v?ctimas de los accidentes" y el octavo "Re?ne a la v?ctima con un automovilista agresor en un momento oportuno para que puedan vivir la experiencia liberadora del perd?n". El noveno "En la carretera tutela al m?s d?bil" y d?cimo "Si?ntete tu mismo responsable de los dem?s".
Comentarios