Vótame en el TOP SUPEROCIO
Mi?rcoles, 02 de mayo de 2007
En la segunda parte de sus aventuras, A trav?s del espejo, Alicia le comenta a su gato: "?Imag?nate que el espejo se ablandara hasta convertirse en una especie de gasa, de manera que pudi?ramos franquearlo con toda facilidad!". Quienes piensen que Lewis Carroll padec?a un exceso de imaginaci?n, sepan que al final no iba tan desencaminado. El f?sico-qu?mico Thomas Ebbesen (Oslo, 1954) descubri? en 1989 algo digno del mag?n del escritor brit?nico, aunque con m?s aplicaciones pr?cticas. Ilumin? una fina pel?cula de oro en la que hab?a practicado millones de agujeros microsc?picos. Midi? la luz que consegu?a pasar a trav?s de ellos y... la cantidad de luz que se encontr? al otro lado era entre cien y mil veces mayor que la que cabr?a esperar. Cada agujero parec?a aliarse con los dem?s para hacer pasar mucha m?s luz que si estuviera aislado.

Aquel descubrimiento se le antoj? a Ebbesen "un espejo m?gico". Y lo explica: "Normalmente, en un espejo te ves a ti mismo. Pero en este caso, a determinadas longitudes de onda

[o lo que es lo mismo], iluminados por luz de ciertos colores, la luz atravesaba el metal y proyectaba la imagen al otro lado de la superficie". Dicho de otro modo, la luz consegu?a atravesar el espejo.

"Nadie me cre?a al principio. Y yo no ten?a ninguna explicaci?n". En aquel entonces, Ebbesen trabajaba en nanotubos de carbono, otra aplicaci?n de la nanotecnolog?a: "?Es que ni siquiera soy ?ptico!", afirma divertido. "Si eres cient?fico, te debes a tu campo de estudio... Claro que yo he cambiado muchas veces de terreno". Le llev? nueve a?os tener una explicaci?n para el fen?meno, que se public? como art?culo en la revista Nature en febrero de 1998. Con la ayuda de la teor?a ?ptica, dio con la clave: "La luz atravesaba la l?mina porque de hecho quedaba atrapada por los electrones de la superficie del metal, que la transportaban al otro lado y la liberaban all?".

El fen?meno f?sico que lo explica son los plasmones: fotones atra?dos y atrapados por electrones libres. Los plasmones hacen que la luz resulte moldeable, algo dif?cil de imaginar para los profanos: "Es cierto que la luz es un esp?ritu libre, pero haci?ndola interactuar con electrones libres en el metal, se queda atrapada y consigues tener control sobre ella hasta cierto punto. Puedes lograr que cambie de direcci?n o incluso que gire en c?rculo". El siguiente paso es construir cauces por los que hacerla correr a voluntad.

Ebbesen, ahora director del Laboratorio de Nanoestructuras de la Universidad Louis Pasteur de Estrasburgo, se ha reunido recientemente en Madrid con otros miembros del proyecto europeo PLEAS (acr?nimo ingl?s de Fot?nica Desarrollada por Plasmones), que agrupa a su universidad con la Aut?noma de Madrid y la de Zaragoza, centros de investigaci?n de Alemania, Reino Unido y Suiza, y dos empresas del sector de la iluminaci?n y la tecnolog?a de la informaci?n, Osram y Sagem.

Confinar la luz para usarla para transmitir informaci?n es cosa corriente en el caso de la fibra ?ptica. El volumen de informaci?n que la luz es capaz de transportar la hace bien apetecible a la industria. Pero en la escala de lo nano, la de los chips y los componentes electr?nicos, la luz empieza a comportarse de manera caprichosa: "Cuando la introduces en un tubo, si su tama?o es menor que el de la longitud de onda, comienzas a tener problemas. La luz no quiere estar ah?, se siente inc?moda y escapa", explica el cient?fico noruego. ?sta ha sido la mayor dificultad para desarrollar circuitos ?pticos, mucho m?s r?pidos, que sustituyan a los actuales electr?nicos.

La construcci?n de esos canales para la luz es labor del escultor m?s minucioso, el que trabaja a escala microsc?pica, y empleando materiales met?licos capaces de controlar el flujo de luz. Amigo de met?foras, Ebbesen ilustra: "Es como si construy?ramos valles microsc?picos para que fluya el agua por ellos". Unos valles y cauces con sus grutas. "S?, tambi?n dise?amos grutas microsc?picas", por las que la luz puede sumergirse.

Este car?cter maleable de la luz ha llevado a algunos te?ricos a plantear incluso la invisibilidad. Si se consigue curvar un haz de luz que se dirija a un observador de modo que esquive un objeto que encuentre en el camino, el observador no ver?a ese objeto, sino s?lo el haz de luz. Es decir: el objeto no existir?a para ?l. Ebbesen considera esta idea "conceptualmente interesante, pero es improbable que tenga ninguna aplicaci?n". "Aunque", insiste, "lo que hemos visto

ya es casi ciencia-ficci?n".

Lo cierto es que la plasm?nica ha abierto un nuevo campo de posibilidades tecnol?gicas, como demuestra el proyecto PLEAS. El objetivo es crear nuevos fotodetectores para todo tipo de aplicaciones, desde tel?fonos m?viles hasta c?maras m?s sensibles y baratas. Tambi?n aportan su grano de arena contra el calentamiento global, creando unos nuevos LED (diodos emisores de luz como los habituales en los sem?foros modernos) m?s eficientes y de menor consumo energ?tico.

"Podemos lograr fotodetectores capaces de medir el tama?o de las mol?culas, ver por ejemplo la membrana, una sola capa molecular, de una c?lula", dice Ebbesen. Preguntado acerca de su mayor reto para los pr?ximos a?os, enmienda la cuesti?n: "M?s que de retos, hablemos de sue?os".

Su sue?o, pues, es la construcci?n de un chip ?ptico tan peque?o que quepa entero s?lo en la zona de contacto de un chip electr?nico actual. El objetivo es optimizar la transferencia de informaci?n: "Actualmente, un chip tiene que convertir su se?al el?ctrica en ?ptica, esta se?al viaja por fibra ?ptica de aqu? al otro extremo del mundo, y el chip receptor tiene que traducir de nuevo esa se?al ?ptica a el?ctrica". Unos chips totalmente ?pticos evitar?an esas conversiones y ahorrar?an tiempo.

Las aplicaciones de esta nueva tecnolog?a trascienden la dom?tica y la inform?tica. Se apunta a nuevas terapias contra el c?ncer, por medio de dianas fotosensibles que viajar?an por el flujo sangu?neo y se fijar?an sobre las c?lulas malignas. Un haz de luz desde fuera lograr?a destruirlas.

Ebbesen se encuentra en uno de los salones de un hotel madrile?o, iluminado por lucernarios. ?C?mo contempla uno de estos rayos de luz alguien que la conoce tan bien? "Ning?n cient?fico es capaz de pensar en t?rminos totalmente abstractos. Necesitamos hacernos una imagen. Y para m? la luz tiene muchas facetas, cada d?a aprendo cosas nuevas de ella, cada d?a completo la imagen que tengo de la luz. Lo primero que me anima a jugar con ella es la belleza. La belleza est?tica y la del modo que tiene de interactuar con la materia".
Comentarios
Publicado por Anonimo
Mi?rcoles, 02 de mayo de 2007 | 23:09
q es la nanotecnologia?