Vótame en el TOP SUPEROCIO
Jueves, 12 de abril de 2007
Un conductor de Vigo ha acumulado en menos de un a?o -de mayo de 2006 a febrero de 2007- 45 multas por conducci?n temeraria, por lo que tendr? que afrontar el pago de 8.000 euros y la p?rdida de 113 puntos del carn?, que ?nicamente consta de 12 desde que entr? en vigor el pasado 1 de julio. El infractor, imputado por un delito continuado contra la seguridad del tr?fico, ha perdido la posibilidad de recuperar el permiso de conducir durante los pr?ximos 6 meses. Adem?s, se enfrenta a penas de prisi?n que van de los seis meses a los dos a?os, as? como a la prohibici?n de a conducir veh?culos de motor durante un periodo de entre uno y seis a?os.

Todas las infracciones las cometi? con el mismo veh?culo, matriculado un mes antes del primer incumplimiento del l?mite de velocidad. El coche, que tiene una velocidad m?xima permitida por el fabricante de 215 kil?metros por hora, super? incluso esa cifra en la autov?a A-52, en un lugar donde el m?ximo era de 120, registrando el radar un exceso de velocidad del 87,5%.

El conductor temerario fue cazado por los radares fijos de la Direcci?n General de Tr?fico en trayectos por v?as de las comunidades de Galicia y Castilla Le?n. En ocasiones super? los l?mites de velocidad en m?s del 90%. Los incumplimientos reiterados de las normas de tr?fico se sucedieron en distintos tramos de los viales AP-9, A-52, A-55, AP-9V y A6, en las provincias de Lugo, Ourense y Pontevedra. Asimismo, se constataron infracciones similares en otros tramos de las mismas v?as a su paso por localidades de Castilla y Le?n y en la A-49, en Andaluc?a.

Agotados los procesos ordinarios para poder notificar las resoluciones al conductor y propietario del veh?culo, la Jefatura de Tr?fico ha trasladado el expediente al Subsector de Tr?fico de la Guardia Civil. La investigaci?n ha permitido localizar al automovilista y proceder a su imputaci?n. El Instituto Armado no descarta que el expediente se ampl?e a ra?z de las posibles infracciones que se hayan podido registrar hasta la fecha.

Muy r?pido y con muchos coches

Tr?fico ha explicado que "el riesgo" que presentaba este individuo al volante se constat?, "no s?lo por la trasgresi?n de las normas si no por los datos relativos a la intensidad del tr?fico viario en las carreteras y fechas en las que el veh?culo investigado fue detectado por las radares de la DGT". Es decir, no s?lo corr?a por encima del l?mite permitido, sino que lo hac?a cuando la circulaci?n era m?s densa. De este modo, cuando el conductor circulaba a 225 kil?metros por hora en la A-52, en Ourense, el resto de veh?culos presentes en la misma calzada iba a una velocidad media de 109 kil?metros, con una gran densidad circulatoria.

El radar recogi? otra infracci?n m?s en ese mismo punto meses antes, al llegar a los 230 kil?metros por hora, con una intensidad de 505 veh?culos. El mismo riesgo se evidenci? en otro tipo de viales como la AP-9, donde el radar fijo recogi? la imagen del mismo autom?vil circulando a 188 kil?metros por hora a la altura de Caldas de Reis (Pontevedra), en un una franja horaria con una intensidad de circulaci?n de 776 veh?culos.
39 a?os de c?rcel por un atropello m?ltiple

El Juzgado de lo Penal n?mero 2 de Oviedo ha condenado a 39 a?os de prisi?n a Nino Jos? Rodr?guez Novoa por 17 delitos de lesiones y uno de conducci?n temeraria al atropellar, en noviembre de 2002, a 34 personas en la calle Mon, una arteria peatonal situada en el casco hist?rico de la capital asturiana. El fallo de la sentencia fue le?do hoy en una audiencia p?blica en la que estuvo presente el acusado, que cumplir? una pena m?xima de siete a?os y medio de prisi?n, el triple de la pena m?s alta correspondiente al delito m?s grave por el que se le condena. El encausado, que se ver? privado adem?s durante ocho a?os del carn? de conducir, deber? indemnizar tambi?n con 25.640 euros a Carlos ?lvarez Blanco, el ?nico de los 34 heridos que no alcanz? un acuerdo econ?mico con la aseguradora del veh?culo que lo arroll?. Los hechos ocurrieron en la madrugada del 9 de noviembre de 2002 en la calle Mon de Oviedo, repleta de gente que entraba y sal?a de los numerosos bares ubicados en la zona.
Comentarios