Vótame en el TOP SUPEROCIO
Mi?rcoles, 24 de enero de 2007
La selecci?n espa?ola arranc? la segunda fase del Campeonato del Mundo con una victoria (33-29) sobre Rusia, en un encuentro que sirvi? para enganchar definitivamente en el torneo a dos piezas claves en el combinado nacional, el portero David Barrufet e Iker Romero. De este modo, la selecci?n se mantiene invicta en el campeonato y obtiene el cuarto triunfo consecutivo, que le permite mantenerse en una posici?n id?nea para acceder a la siguiente fase del torneo.

Tal y como advirti? el seleccionador nacional Juan Carlos Pastor en la previa del encuentro, el ruso es un equipo con un juego tremendamente mecanizado, pero al que cuando le salen bien las cosas es muy dif?cil de parar. As?, a nadie extra?? que Rusia, como ya hiciera en el reciente amistoso disputado en Le?n, buscase una y otra vez al pivote Mikhail Chipurin, que, como ocurriera en el Memorial Domingo B?rcenas, volvi? a convertirse en una pesadilla para el equipo espa?ol.

Pese al perfecto conocimiento que tienen los internacionales espa?oles de los movimientos del pivote del Chekhoski, el jugador ruso desmont? una y otra vez la defensa 5-1 del equipo nacional, que hoy s?, cont? con el respaldo de un gran David Barrufet. Precisamente las intervenciones del guardameta del Barcelona fueron las principales responsables de la peque?a ventaja (17-15) con la que se march? al descanso la selecci?n, si bien el Espa?a destilaba peque?os detalles que hac?an encarar con optimismo el segundo tiempo. El m?s importante, la aparici?n, por fin, en el Campeonato de Iker Romero, que con sus cinco goles en el primer tiempo, pese a fallar un lanzamiento de penalti, comenz? a recordar al gran jugador que es.

Una recuperaci?n que no tuvo su continuidad en la segunda mitad, en la que tom? su relevo al frente del ataque espa?ol, otra de las estrellas de la selecci?n espa?ola, el lateral Alberto Entrerr?os, ya muy entonado en el primer tiempo. Aunque el triunfo espa?ol no comenz? a fraguarse definitivamente hasta que los de Juan Carlos Pastor no acab? de ajustar entramado defensivo, circunstancia que no ocurri? hasta pasado el ecuador de la segunda mitad. El cambio a una defensa 6-0 decidido por Pastor en los minutos finales del primer per?odo, permiti? cerrar de una vez por todas los caminos a Chipurin, aunque entonces el peligro de los rusos se traslad? a los lanzamientos en apoyo de Igropulo e Ivanov.

Dos bloqueos, un par de paradas de Barrufet y alg?n que otro palo acabaron definitivamente con este problema para el equipo espa?ol, que pas? de ganar por s?lo un gol (23-22) a los seis goles (31-25) de ventaja de los que gozaba a falta de seis minutos para la conclusi?n. Ventaja que relaj? el ataque del equipo espa?ol, que permiti? de este modo a los de Vladimir Maximov volver a reducir las distancias, aunque el nunca sin poner en peligro el triunfo (33-29) del conjunto nacional.
Comentarios