Vótame en el TOP SUPEROCIO
Martes, 26 de diciembre de 2006
Sentado junto a un grupo de ni?os indios, con una carta en la mano y dispuesto a jugar sus bazas en una improvisada mesa en Tamil Nadu, Roger Federer ofrece una imagen ins?lita de s? mismo. Con dos grandes collares colg?ndole del cuello y una sonrisa en la cara, parece feliz. De viaje hacia Doha, donde va a iniciar la temporada, el jugador suizo ha dedicado un tiempo a las v?ctimas del Tsunami que en diciembre de 2004 arras? toda aquella zona del sur de India, en su misi?n de embajador de Unicef.

A muchos les sorprende esta imagen. El n?mero uno suizo no tiene el carisma de Rafael Nadal. Le cuesta conectar con la gente joven. No logra mostrar sus sentimientos en la pista, esconde las sensaciones que le embargan, se niega a ense?ar sus debilidades y minimiza sus alegr?as. Sin embargo, fuera de ella se convierte en un ser ejemplar, un chico de 25 a?os que ha alcanzado la gloria y ha sido capaz de asimilarla. Sin traumas, tranquilo, sin necesidad de hacer estridencias como John McEnroe o de ser tan fr?o como Bjorn Borg. ?l no vende imagen. Vende calidad.

Es un gran campe?n. Un tenista que juega a un alt?simo nivel y cuyos ?xitos le sit?an en la estirpe de los grandes deportistas mundiales. Sus logros son s?lo comparables con los del golfista Tiger Woods, del baloncestista Michael Jordan, del automovilista Michael Schumacher, del nadador Mark Spitz, del motociclista Mick Doohan y del ciclista Miguel Indurain. Con algunos de ellos ha luchado este a?o para alcanzar la nominaci?n de Mejor Deportista Mundial en la encuesta que cada mes de diciembre realiza EL PA?S entre los 100 deportistas m?s destacados del panorama espa?ol. Y el reconocimiento ha sido general, casi un?nime. Ha arrasado.

Nadie como Federer ejemplariza la elegancia en la pista, la calidad en los golpes, la inteligencia en el juego. Cada uno de sus partidos resulta una lecci?n que sus rivales encajan lo mejor que pueden. "Me gustar?a pegarte, romperte una raqueta en la cabeza", le dijo una vez el estadounidense Andy Roddick, tras perder contra ?l una final en Wimbledon. "Pero no puedo, eres demasiado buena persona". La desesperaci?n de sus rivales est? alcanzado cotas alarmantes. Sus triunfos en el Grand Slam y su solidez en el liderato del tenis mundial han resultado insoportables para otros aspirantes, que han mostrado su frustraci?n con cierta dejadez en los entrenamientos y en sus carreras, hasta ir cayendo en la clasificaci?n mundial.

Sin Federer en el panorama, Marat Safin, Lleyton Hewitt, Andy Roddick, Juan Carlos Ferrero, y el mismo Rafael Nadal tendr?an un palmar?s bastante m?s poblado de t?tulos del Grand Slam. S?lo Nadal, campe?n dos veces consecutivas en Roland Garros, parece capaz de perturbar su camino. Al menos es el ?nico que tiene un balance favorable en sus enfrentamientos (6-3) y el ?nico tambi?n que consigue sembrar dudas en la cabeza del suizo. Sus duelos son ?picos. Desde que le ganara en las semifinales de Roland Garros en 2005, Nadal le super? cinco veces consecutivas. Una de ellas, la final de Roma de este a?o, salvando incluso dos bolas de partido. Wimbledon marc? una inflexi?n. En la hierba de Londres, Federer no ten?a rival y en el Masters de Shanghai, tampoco. Y as? lo acredit?. Pero en ambos casos, el suizo atraves? momentos de serias dudas, de nervios, sinti? la presi?n de saber que Nadal pod?a superarle.

"Cuando Federer est? inscrito en un torneo, no concibo que pueda ganarlo otro jugador", asegura Toni Nadal, t?o y entrenador del n?mero dos mundial. "Da lo mismo que lo juegue Rafael. Federer s?lo puede perder si, por alguna raz?n, no es capaz de desplegar lo mejor de su tenis. Con mi sobrino eso ha ocurrido algunas veces y por eso le ha ganado". Los mismos jugadores eval?an de forma distinta a estos dos jugadores, cuyos duelos est?n marcando una ?poca en el circuito profesional de tenis. "Como a cualquier tenista, me gusta m?s el juego de Federer: potencia en el saque, buena volea, rev?s cortado impresionante, drive desbordante", explica el catal?n Tommy Robredo, s?ptimo jugador mundial. "Si pudiera, le robar?a su estilo. De Nadal me quedar?a con su fuerza y su mentalidad".

El balance final de la temporada no deja lugar a dudas. Federer gan? tres pruebas del Grand Slam -Open de Australia, Wimbledon y Open de Estados Unidos- y disput? la final del cuarto, Roland Garros, que perdi? ante el mallorqu?n. Gan? un total de 12 t?tulos, entre los que se incluyen los Masters Series de Canad?, Indian Wells, Madrid y Miami, y se impuso tambi?n en la Masters Cup de Shanghai. Un balance atroz, un panorama desolador para sus rivales. Un a?o de ensue?o, que le permiti? concluir alcanzando la enorme diferencia de 3.900 puntos -la mayor desde que asumi? el liderato mundial en febrero de 2004- sobre el segundo mundial, el manacor? Nadal, que no podr? alcanzarle como m?nimo hasta despu?s de Roland Garros, si las cosas le ruedan muy bien a ?l y muy mal al suizo.

Nunca un n?mero uno hab?a cerrado el a?o con 8.370 puntos. Nadie, ni en las mejores ?pocas de Connors, Borg, McEnroe, Lendl y Sampras hab?an llegado tan lejos. Posee ya nueve t?tulos del Grand Slam. Ha superado a Agassi, Connors, Lendl, Perry y Rosewall. Y se acerca a la cifra que parec?a inalcanzable de 14 t?tulos que posee Pete Sampras. Le queda mucho tiempo. Y es lo ?nico que le falta para obtener el reconocimiento un?nime de mejor tenista de todos los tiempos. Eso y ganar en Roland Garros... una espina que sigue llevando clavada por culpa de Nadal.
Comentarios