Vótame en el TOP SUPEROCIO
Jueves, 14 de diciembre de 2006
Ni el ?Jet lag?, ni la falta de sue?o, y ni tan siquiera el encubierto respeto que impon?a la presencia del ?Piojo? L?pez -anta?o verdugo del Bar?a- pudieron torpedear lo que era un secreto a voces. El Barcelona es el equipo m?s fuerte de este torneo y camina con firmeza hacia el anhelado cetro. Los hombres de Frank Rijkaard superaron el primer escollo que supon?a el Am?rica de M?xico con autoridad militar y ya est?n en la final.

Los azulgrana aterrizaban en la cita bajo la dictatorial premisa del ?prohibido fallar?. La dolorosa derrota frente al Sao Paulo en el 92? priv? al equipo catal?n de un premio que todav?a no engalana las vitrinas del club blaugrana. Por tanto, el torneo se presentaba como una deuda hist?rica que los Ronaldinho, Deco y compa??a deben saldar. Su entrenador, Rijkaard, ya sabe lo que es conquistar la Intercontinental con el Mil?n, pero no quiere perder la oportunidad de pasar a la historia como el ?nico que lo ostenta como jugador y como t?cnico.

El mensaje del holand?s ha sido interpretado a la perfecci?n por sus hombres, que desde el principio salieron en busca del billete para la final. El inicio del choque evidenci? los s?ntomas que ya se advert?an en la llegada a tierras niponas. Ritmo lento, cansino, e imprecisi?n en los pases. Unos s?ntomas que se acentuaron cuando en el minuto 5?, V?ctor Vald?s derrib? a Claudio L?pez en el ?rea en una acci?n que pudo marcar el devenir del encuentro. Con la amenaza del ?Piojo?, el Barcelona despert? de su letargo y dej? de lado la factura f?sica y su aparente temor a un tropiezo. Deco, l?der, tom? las riendas del partido secundado por la inteligencia de Andr?s Iniesta y la fantas?a de Ronaldinho.

Desde ese instante, se produjo un intercambio de papeles m?s acorde con el gui?n previo a la cita. El descaro del Am?rica se tradujo en miedo y el tedio azulgrana se transform? en la ley del m?s fuerte. Avis? en el 9? Dinho con un lanzamiento que se top? con el defensor rival Castro. El brasile?o, en el estadio que le condujo a la conquista del Mundial del 2002 con Brasil, quiso evocar su ef?mera gloria con la canarinha a base de magia. Ni la tromba de agua que cubri? el moderno estadio de Yokohama pudo impedirlo. Despu?s de un nuevo aviso por parte de Deco, lleg? el primer aguijonazo azulgrana de la forma que m?s le gusta. Una gran combinaci?n entre Deco, Ronaldinho e Iniesta permiti? a Gudjohnsen anotar el primer gol con un certero remate y encarrilar el pase a la final.

El tanto del island?s dio alas a los de Rijkaard, que comenzaron a juguetear con su oponente hasta rozar el ensa?amiento. Un excelso dominio que tan s?lo se vio alterado por un libre directo de Ricardo Rojas que fue abortado, providencialmente, por un felino V?ctor Vald?s. Acto seguido, Zambrotta se sum? al ataque y prob? con un potente disparo que fue el preludio ideal del segundo gol azulgrana. Un certero derechazo sobre el rostro de su ?sparring?, que ve?a como M?rquez ejecutaba mediante un gran testarazo un templado servicio de Deco. Crecido, sabedor de su superioridad y ante el aparente noqueo de su rival, el Barcelona tuvo tiempo de gustarse antes de llegar al descanso. Un deleite representado por Ronaldinho, que emul? la fantas?a del mejor Zidane con una est?tica ?ruleta?.

Sin piedad

En la reanudaci?n, el conjunto azulgrana disminuy? las revoluciones de su motor pensando ya en el hipot?tico cara a cara en la final contra el Internacional. Desde que Frank Rijkaard aterrizase en Barcelona, el equipo ha ganado una dosis de oficio, de saber hacer y de marcar el 'tempo' de la que carec?an sus jugadores. Al estilo de otros partidos de esta campa?a, los futbolistas blaugranas interpretaron correctamente el partido. Cuando tuvieron que dar un ligero aceler?n, lo hicieron, y cuando tuvieron que dormir el choque para reservar v?veres, lo sumergieron en un profundo sue?o.

Con el Am?rica bajo los efectos de la hipnosis, Ronaldinho increment? el castigo mexicano con un nuevo gol. El brasile?o, en la antesala de recibir su tercer FIFA World Player consecutivo, certific? su hegemon?a el minuto 65' colocando el bal?n en el punto imposible para los porteros. A sangre fr?a, sin perd?n, como los grandes depredadores.

La superioridad del Bar?a dio pie a la reflexi?n. Rijkaard sustituy? a Motta, Gudjohnsen y Giuly para dar entrada a Ezquerro, Xavi y Belletti. Pero fue Deco, impresionante, quien redonde? la goleada con un excelente zapatazo que atestigua su estirpe. Incluso, Ronaldinho tuvo tiempo de lucirse por en?sima ocasi?n con una genial vaselina que se estrell? en el larguero del meta mexicano. El Am?rica, resignado, se entreg? en tributo a la l?gica. El rostro de Claudio L?pez en el banquillo, con la mirada perdida, supon?a el fiel reflejo de lo acontecido en el terreno de juego y confirmaba un cambio hist?rico. El Barcelona ya no sucumbe ante sus arrancadas. Domina, juega, y sobre todo, vence.

Imagen
Comentarios