Vótame en el TOP SUPEROCIO
Viernes, 10 de noviembre de 2006
Cient?ficos gallegos han levantado la alfombra en dos de las playas m?s afectadas por la marea negra del Prestige y, cuatro a?os despu?s, han encontrado fuel enterrado a un metro de profundidad. Con el chapapote a?n escondido y los arenales de nuevo contaminados por lodos procedentes de los montes quemados, una revista cient?fica (Marine Pollution Bulletin) ha publicado las primeras investigaciones sobre la cat?strofe. Revelan que, transcurrido un a?o, la calidad del agua estaba ya en un "estado similar" al de antes, lo cual, seg?n sus autores, no rebaja la gravedad del da?o. El pr?ximo lunes se cumple el cuarto aniversario del naufragio.

Cada vez que un temporal de lluvia y viento azota Galicia, las galletas de fuel que el Prestige reparti? hace casi cuatro a?os vuelven a las playas de A Costa da Morte y en las islas C?es huele a chapapote. La imagen ya no abre los telediarios ni es portada de los peri?dicos, pero sigue siendo objeto de estudio. Desde que la marea de voluntarios dej? aparentemente limpios los arenales, los miembros del Grupo de Geolog?a Marina y Ambiental de la Universidad de Vigo no han dejado de visitar las zonas m?s afectadas para seguir el rastro invisible de aquella cat?strofe.

En sucesivos muestreos, el ?ltimo realizado el pasado mes de junio, estos expertos en sedimentos han encontrado fuel enterrado a s?lo un metro de profundidad. Fue en la playa de Nemi?a, en el municipio coru??s de Fisterra. "En todo este tiempo hemos visto c?mo la concentraci?n de arenas grises en playas como Nemi?a y O Rostro es cada vez menor y c?mo las galletas son m?s peque?as, mezcladas con algas y sedimento", explica Bel?n Rubio, una de las investigadoras del grupo. "Se ve que el fuel est? m?s degradado, pero sigue ah?".

Cuando la meteorolog?a se revuelve, los cient?ficos de la Facultad de Ciencias del Mar de Vigo se trasladan a las playas de Fisterra e introducen un gran tubo en la zona intermareal, el ?rea ba?ada por las mareas. Sus anotaciones sobre la profundidad a la que se encuentra el fuel del Prestige que arrastran las corrientes les sirven a estos ge?logos para estudiar la ruta de los sedimentos y predecir su comportamiento en otra hipot?tica marea negra.

Las agitadas aguas de Galicia que cuatro a?os despu?s remueven los restos de la cat?strofe fueron precisamente una defensa crucial ante el ataque del chapapote. As? lo revelan las primeras investigaciones que se iniciaron en plena crisis por el naufragio del petrolero y que se acaban de cerrar oficialmente con su publicaci?n en la revista Marine Pollution Bulletin. Los estudios, en los que participaron 150 investigadores de toda Espa?a, concluyen que "al a?o del accidente se hab?a registrado un estado similar al anterior en la calidad del agua, la producci?n primaria y los niveles de contaminaci?n de fondo".

Especies afectadas

?Ha superado entonces Galicia en tiempo r?cord lo que parec?a una cat?strofe que durar?a d?cadas? "Estas conclusiones no minimizan ni mucho menos el impacto de la cat?strofe y hay que tomarlas con cautela", subraya Federico Vilas Mart?n, catedr?tico del ?rea de Estratigraf?a en la Universidad de Vigo y uno de los responsables de las investigaciones. "Si todo estuviera recuperado, no habr?a actualmente 300 cient?ficos en Espa?a que siguen investigando las consecuencias del accidente".

Los 13 estudios publicados en la revista analizan, entre otras cosas, la actividad tect?nica en el ?rea donde permanece hundido el pecio, los efectos del chapapote en los bancos pesqueros y la influencia de las corrientes marinas en el devenir del fuel que verti? el barco. Los investigadores admiten que en las zonas m?s castigadas por la marea negra se produjo una "reducci?n significativa" de langosta, cigala y gallo, aunque en el caso de estas dos ?ltimas especies el baj?n se recuper? de manera "importante" en 2004, s?lo dos a?os despu?s del naufragio.

El investigador Federico Vilas Mart?n admite que un a?o despu?s de que el Prestige escupiese 70.000 toneladas de fuel se apreci? en la costa gallega "una mejora dr?stica". Insiste, con todo, en que el hidrocarburo est? enterrado y en que galletas de chapapote siguen llegando a la costa, como revelan los muestreos del grupo de ge?logos marinos que ?l tambi?n coordina.

Vilas Mart?n, secretario de la comisi?n cient?fica que cre? el Gobierno espa?ol en Vigo para estudiar los efectos de la marea negra durante a?os, achaca a varios factores la rapidez con la que el ecosistema gallego plant? cara al chapapote: un fuel denso dif?cil de diluir y que se retiraba con facilidad, unas vedas en las capturas pesqueras que ayudaron a la fauna a recuperarse y, sobre todo, un mar rebelde que se revolvi? con furia contra la agresi?n.

El pr?ximo lunes 13 se cumplen cuatro a?os de aquel mediod?a en que el petrolero Prestige sufri? una brecha en su casco mientras navegaba frente a Fisterra. La plataforma Nunca M?is, nacida d?as despu?s de aquel naufragio para exigir responsabilidades pol?ticas por la gesti?n de la marea negra, ha convocado una manifestaci?n para este domingo. La marcha partir? a las 12 horas de la Alameda de Santiago de Compostela bajo el lema Otro Prestige a?n es posible: evit?moslo. Los organizadores de la protesta subrayan que cada d?a siguen pasando frente a las costas gallegas 35 buques con mercanc?as peligrosas en sus bodegas.

Imagen
Comentarios