Vótame en el TOP SUPEROCIO
Lunes, 09 de octubre de 2006
La Fiscal?a de la Audiencia Nacional considera que la petici?n inicial de 96 a?os de c?rcel que iba solicitar para el preso de ETA I?aki de Juana Chaos es desproporcionada, y estudia ahora f?rmulas para rebajarla hasta aproximadamente los seis a?os, seg?n han informado fuentes del ministerio p?blico a la agencia de noticias Efe. De Juana abandon? anoche la huelga de hambre que manten?a desde el 7 de agosto, pero sigue hospitalizado tras haber tenido que ser alimentado contra su voluntad ante su mal estado de salud tras 63 d?as de protesta.

Fuentes cercanas a De Juana se?alaron ayer al diario Gara que ?se encuentra bien? y evoluciona ?de forma positiva? en el hospital Doce de Octubre de Madrid. De Juana est? en prisi?n preventiva tras haber sido procesado en agosto de 2005, mes en que extingu?a la condena que se le impuso por su participaci?n en 11 atentados que costaron la vida a 25 personas. El etarra hab?a sido condenado a m?s de 3.000 a?os de c?rcel, pero redimi? 12 de los 30 de cumplimiento m?ximo previstos.

Su prevista excarcelaci?n fue evitada cuando lo proces? la Audiencia Nacional por los presuntos delitos de integraci?n en banda terrorista y amenazas terroristas en dos cartas que De Juana hab?a publicado precisamente en el diario Gara en 2004. En un principio, la Fiscal?a solicit? 96 a?os de c?rcel para De Juana, el equivalente a la que se le impondr?a por tres asesinatos consumados. Ahora, a expensas de la vista oral, estudia forma para rebajar esa petici?n.

Entre las f?rmulas barajadas est? englobar la acusaci?n (un delito de integraci?n en banda terrorista y seis de amenazas terroristas) en un solo de amenazas continuado o incluso en otro que resultara en una petici?n de pena de alrededor de seis a?os. El pasado 7 de septiembre, la Fiscal?a rebaj? de 12 a 2 a?os de prisi?n la pena para el etarra Ignacio Bilbao Goikoetxea por amenazas al magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garz?n. La justificaci?n fue que la petici?n inicial por el delito de amenazas era equiparable a la de homicidio, es decir, no guardaba proporcionalidad con los hechos enjuiciados.
Comentarios