Vótame en el TOP SUPEROCIO
Lunes, 18 de septiembre de 2006
Como Natascha Kampusch, Elisabeth Shoaf fue secuestrada cuando iba camino del colegio, en un autob?s escolar, y escondida en un zulo. Pero ella no ha tenido que vivir ese horror durante tantos a?os. Un mensaje de m?vil que consigui? enviar a su madre desde el tel?fono de su secuestrador ha permitido a la polic?a liberarla a los 11 d?as de cautiverio.

La se?al de tel?fono facilit? a los agentes la tarea de encontrar el punto exacto desde donde hab?a sido transmitida, a menos de dos kil?metros de su casa en Lugoff, Carolina del Sur (Estados Unidos). All?, en una especie de b?nker de cinco metros de altura, cavado en una colina boscosa, encontraron a Elisabeth, de 14 a?os, secuestrada por un hombre que se hizo pasar por polic?a.

El agujero ten?a una estufa de camping, un ba?o rudimentario y estantes hechos con ramas y lona. Estaba muy bien camuflado y hubiera sido casi imposible de encontrar de no ser por el mensaje. En la puerta, el secuestrador hab?a construido una trampa con granadas caseras.

Horas despu?s del rescate, la polic?a detuvo en Lugoff al titular del tel?fono, Vinson Filyaw, de 36 a?os. Este portero en paro llevaba un arma de bolas y un cuchillo de caza. Est? acusado de secuestro y abuso sexual a una menor de 12 a?os.
Comentarios