Vótame en el TOP SUPEROCIO
Domingo, 27 de agosto de 2006
El accidente de avi?n que hoy ha costado la vida a 49 personas en Estados Unidos agrava la crisis de la aviaci?n y se suma a los complots desarticulados, los vuelos desviados y la intensificaci?n de las medidas de seguridad de los ?ltimos meses. El siniestro se produjo alrededor de las seis de la ma?ana (mediod?a, hora peninsular espa?ola), poco despu?s del despegue del vuelo 5191 de Comair, una aerol?nea regional filial de Delta Airlines, desde el aeropuerto de Bluegrass, en el estado sure?o de Kentucky.

El CRJ-200, un peque?o aparato de motores gemelos fabricado por la canadiense Bombardier, se dirig?a hacia Atlanta (Georgia) con 50 personas a bordo: 47 pasajeros y tres miembros de la tripulaci?n. S?lo uno de los miembros de la tripulaci?n, el primer oficial James Polehinke, ha logrado sobrevivir a la tragedia. Polehinke se encuentra hospitalizado en estado "cr?tico" en el Hospital de la Universidad de Kentucky.

Ni Bornhorst ni la Agencia Federal de Aviaci?n (FAA) han confirmado por el momento las causas del accidente, aunque un portavoz de la FAA ha explicado a la prensa que no hay indicios de que se trate de un atentado terrorista. Las autoridades han descartado tambi?n que el tiempo -ligeramente lluvioso en el momento del suceso- haya provocado el accidente.

El directivo de Comair ha explicado que la compa??a, que cuenta con 6.400 empleados y opera 850 vuelos diarios a 108 ciudades, hab?a realizado el mantenimiento obligatorio del avi?n y que la ?ltima inspecci?n tuvo lugar ayer, s?bado. El CRJ-200, adquirido por la filial de Delta en el 2001, ten?a 14.500 horas de vuelo, "en l?nea con un aparato de esa antig?edad", dijo el ejecutivo de la aerol?nea, que se mostr? visiblemente emocionado durante su comparecencia ante los medios.

Seg?n la cadena de televisi?n CNN, el avi?n sali? de la pista de despegue equivocada, algo que podr?a haber desencadenado el suceso, aunque no existe confirmaci?n oficial al respecto. Ahora, las autoridades investigan si el avi?n despeg? desde la pista m?s corta -de s?lo un kil?metro de longitud- y descubri? el error cuando ya era demasiado tarde. Seg?n expertos en aviaci?n, el CRJ-200 necesita entre 1,3 y 1,5 kil?metros de pista para despegar. La principal pista de Bluegrass mide 2,1 kil?metros.

Pero Bornhorst no ha querido abordar teor?as a?n no confirmadas y ha explicado que la prioridad de su compa??a es apoyar y ayudar a los familiares de las v?ctimas que han empezado a llegar a Lexington, donde se encuentra ubicado el aeropuerto Bluegrass.

Fin de una ?poca

Este ?ltimo accidente pone fin al per?odo bautizado como "el m?s seguro en la historia de la aviaci?n estadounidense". Desde el 12 de noviembre del 2001, cuando un avi?n de American Airlines se estrell? en el barrio neoyorquino de Queens y ocasion? la muerte a 265 personas cinco de ellas transe?ntes, no se hab?a producido un siniestro de envergadura en EE UU.

El n?mero de v?ctimas en los escasos accidentes a?reos ocurridos desde esa fecha ha sido muy inferior. 21 personas murieron en enero del 2003 en un avi?n de Air Midwest que se estrell? poco despu?s del despegue en el aeropuerto Charlotte/Douglas (Carolina del Norte). En diciembre del a?o pasado, un hidroavi?n operado por Ocean Airways se estrell? en Miami Beach, lo que ocasion? la muerte a los 18 ocupantes del aparato.

Pese a que los accidentes son escasos, las aerol?neas viven en un estado de alerta permanente ante la omnipresente amenaza terrorista. El complot para atentar contra aerol?neas estadounidenses que desarticul? la polic?a brit?nica en fase avanzada en Londres el pasado mes de julio es una de las pruebas m?s palpables de los riesgos que afronta el sector.

La operaci?n se tradujo en medidas extraordinarias de seguridad y ha llevado a las autoridades a?reas a desviar varios vuelos desde entonces ante sospechas que no se han materializado. El viernes, sin ir m?s lejos, las autoridades federales desviaron varios vuelos y aumentaron las medidas de seguridad en varios aeropuertos debido a siete incidentes separados. Uno de ellos revolucion? el aeropuerto internacional de Houston (Texas), despu?s de que un perro detectase residuos de material explosivo en la maleta de un pasajero que hab?a volado desde Argentina.
Comentarios