Vótame en el TOP SUPEROCIO
S?bado, 26 de agosto de 2006
Imagen

Baila, canta y toca las palmas el Sevilla, dichoso porque es el campe?n de campeones, por m?s que al Barcelona se le tenga por el mejor equipo del mundo. Lozano y vitalista, el equipo andaluz se regal? una fiesta extraordinaria en el futbol?n de M?naco mientras los azulgrana continuaban en el F?rum Grimaldi. Empachado de trofeos individuales, el Bar?a revent? como colectivo cuando se disputaba la Supercopa. Adulado y ocioso, jug? como un pobre en el pa?s de los ricos, estrangulado por la determinaci?n del Sevilla, un equipo que se afirm? tanto en su f?tbol vigoroso como supo negar la magia azulgrana.

Ning?n rival ha esterilizado mejor al Bar?a, que descont? la primera de las seis copas a las que aspiraba despu?s de convenir que la felicidad en el Camp Nou era eterna y no pasajera. Y pocos equipos han sabido jugarle tan bien a los azulgrana como el de Juande Ramos. La goleada silenci? a la hinchaba barcelonista y aviv? a la sevillista, que se desahog? al grito de ??Bar?a, cabr?n, saluda al campe?n!?. Actu? el Sevilla con la ilusi?n de un debutante frente a la opulencia del acaudalado que se le adivin? al Barcelona, siempre fuera de la final.

Al Bar?a le llev? demasiado tiempo llegar al estadio Louis II. A la hora del partido todav?a permanec?a entre la pasarela mar?tima de Montecarlo y el casino, ajeno a las exigencias de un encuentro de f?tbol, muy distra?do, poco espabilado, irreconocible por m?s que Rijkaard dispuso una alineaci?n cl?sica, respetuosa con el significado del torneo y la jerarqu?a del vestuario, sin hueco para los fichajes. Mal asunto cuando enfrente est? el Sevilla. El equipo de Juande se despleg? con seriedad, muy bien puesto en la cancha, especialmente fuerte en la presi?n defensiva, ?gil en las transiciones y atento en las jugadas de estrategia.

No hab?an pasado diez minutos y el Sevilla ya hab?a contado tres remates estupendos y un gol en una jugada de Renato, protagonista del partido en sus inicios, muy vigilante en la marca a Xavi y siempre presto para tirar la contra. Igualmente diligente estaba Poulsen con Deco. Los sevillistas no le daban aire a los azulgrana. Apretaron muy bien en la divisoria y cortaron la l?nea de pase de los volantes del Bar?a. No romp?an los medios por el interior ni los extremos por las bandas. La falta de desborde de Messi y Ronaldinho impacient? tanto al equipo que a ambos no les qued? m?s remedio que ejercer a menudo como trescuartistas.

No est? acostumbrado el Barcelona a que el marcador le lleve la contraria. Hasta el momento ganaba f?cil. Anoche, sin embargo, se encontr? con un rival que dif?cilmente pierde. A favor de corriente, los sevillistas no s?lo inutilizaron a los barcelonistas sino que antes de alcanzar el descanso doblaron su ventaja a la salida de un c?rner con un remate de Kanout? que retrat? de nuevo la falta de tensi?n defensiva del Bar?a, igualmente desconectado en ataque. Equipo de pierna fuerte, duro mentalmente y bien organizado, el Sevilla se cerr? tan bien que s?lo tom? un remate en una arrancada de Eto?o.

Faltos de velocidad y nervio, incapaces de abrir la cancha, los azulgrana se enredaron en el balc?n del ?rea y no encontraron la manera de ganarse un solo disparo en condiciones en tres cuartos de hora. No sab?an maniobrar en campo contrario por m?s que Palop y los centrales se aflojaron en unos cuantos balones que cruz? Belletti, el ?nico que encontr? campo y espacio para dar fe de vida barcelonista. El equipo m?s ofensivo del continente no sab?a como atacar el Sevilla. El partido exig?a la intervenci?n inmediata de Rijkaard y, sin embargo, fue Juande Ramos quien retir? antes a Luis Fabiano para meter a Mart? y blindar el triunfo.

No le qued? m?s remedio al Barcelona que mover el banquillo para animar al equipo. Rijkaard cambi? de conductor, y Xavi fue sustituido por Iniesta, mientras Gudjohnsen ocupaba la plaza de Motta. Redoblado el ataque a costa de la defensa, el Bar?a se fue a por el partido. La nueva propuesta del campe?n de la Champions abri? la contienda porque el titular de la Copa de UEFA acept? el intercambio de golpes. Los remates se alternaron en las dos porter?as por dos veces hasta que la entrada de Giuly por Sylvinho acab? por desequilibrar al Barcelona y habilitar al Sevilla.

Desestructurados los barcelonistas y destemplado Ronaldinho, los sevillistas alcanzaron la goleada desde la racionalidad. Embobado como estaba el Bar?a, el Sevilla marc? en los momentos que demandaba el partido como s?lo hacen los equipos que juegan con grandeza. La gloria es para el mejor, y hoy el Sevilla es el campe?n de campeones.

Imagen
Comentarios
Publicado por miguel_miguez
S?bado, 26 de agosto de 2006 | 12:53
Yo soy del C?diz pero voy a decir algo: este a?o al barsa le van a dar mucho por culo, porque se creen los mejores del mundo. no van a ganar nada de nada y si no ya vereis. En europa se lo van a comer y en la liga todos van a ir a por ellos.

Un saludo desde sanlucar
Publicado por antibarsa
Domingo, 27 de agosto de 2006 | 13:13
TOOOOOOOOOOOOOMA RONALDINHO!!!