Vótame en el TOP SUPEROCIO
Mi?rcoles, 02 de agosto de 2006
Debilitados, con hipotermia y encima, fuente de pol?mica. Los m?s de cien de ping?inos que est?n llegando desde junio a las playas de R?o de Janeiro han desatado la pol?mica en la ciudad brasile?a. ?Rescatarlos o dejarlos a su suerte? Y, si se opta por el rescate, ?compensan tantos esfuerzos y costes el salvarlos y llevarlos en avi?n hasta la Patagonia, su lugar de origen?

En el invierno de R?o, todos los a?os sol?a llegar hasta sus famosas playas de Copacabana, Ipanema o Lebl?n alg?n ping?ino despistado desde el Estrecho de Magallanes. Eran pocos y constitu?an un acontecimiento. Los cariocas bautizaban a cada uno con nombres de famosos y algunos se los llevaban a casa. Pero este a?o, desde junio han llegado 129, decenas m?s de lo habitual, y 70 han muerto ya.

Ante la avalancha de ping?inos, a los que recogen los bomberos para trasladarlos al zool?gico de Niteroi, las autoridades polemizan sobre si el cuerpo de bomberos debe rescatarlos o abandonarlos a su suerte. La mayor?a de las autoridades del Estado de R?o opt? por el rescate. Y los ping?inos est?n siendo tratados como reyes por especialistas, que los colocan junto a estufas para calentarlos, y no en hielo como hace la gente que se los lleva a sus casas. Los cuidan y medican veterinarios especializados. El 20% del presupuesto del zoo de Niteroi est? destinado a salvarlos.

Los expertos no se ponen de acuerdo acerca de los motivos que impulsan a estos ping?inos, generalmente j?venes -de un a?o de edad- hasta las costas de Brasil. Seg?n la zo?loga Dee Boersma, catedr?tica de la Universidad de Washington, la causa es el calentamiento global del planeta. "Los ping?inos nos est?n mandando una se?al de que el clima de la tierra est? cambiado", ha afirmado Boersma despu?s de destacar que las aguas del mar de R?o se han enfriado un grado en 30 a?os. Para el bi?logo Sandro Araujo, la causa es la pesca sin control que les deja sin alimento y les obliga a buscarlo en la costa, como hacen tiburones o ballenas.

Estos ping?inos ir?n primero al Centro de Rehabilitaci?n de Animales Marinos en R?o Grande do Sur y de all? ser?n trasladados, dentro de un mes, en avi?n hasta la Patagonia. El bi?logo Marcelo Azipilman se ha preguntado, levantando una pol?mica en un pa?s con tanta hambre como Brasil, si es justo gastar tanto para cuidar y llevar en avi?n hasta la Patagonia a un pu?ado de ping?inos. La gente de la calle, con fuerte sentido ecol?gico, los defiende: son muy fofos (tiernos) y tienen derecho a vivir.

Imagen
Comentarios